190 jóvenes se forman desde 2013 para trabajar el campo

Toño Carrillo 12/01/2016

La agricultura soriana ha venido mostrando en los últimos años su preocupación por el relevo generacional, pero poco a poco los jóvenes asumen el reto. Desde 2013, Asaja ha formado a 173 jóvenes interesados en trabajar en la agricultura y la ganadería. Ayer comenzó el primer curso de este año con otros 19 participantes, lo que eleva la cifra a 192. Hasta marzo, los alumnos recibirán formación para dar el salto a la profesionalización.

«Para el futuro del campo provincial, es básico que los profesionales que llegan a este sector lo hagan con formación, por constituir uno de los pilares estratégicos para la modernización agraria y el desarrollo rural y conseguir explotaciones y empresas competitivas, con un alto nivel de capacitación de los agricultores,  pequeños empresarios y trabajadores del sector agroganadero», apuntaron fuentes de la organización.

En 2013, se hicieron tres cursos presenciales con 60 alumnos en total, y uno ‘online’, con nueve inscritos; en 2014, hubo otros tres cursos presenciales con 55 alumnos y otro ‘online’ con 21; y en 2015, los 28 inscritos aprendieron ‘online’. El objetivo es «alcanzar una buena formación profesional» que garantice tanto el beneficio del sector como el del propio trabajador.

La coordinadora del curso actual, Marta Pilar Lázaro, detalló ayer la iniciativa. «Está regulado por la Junta de Castilla y León y consta de 150 horas». Se divide en dos bloques. El primero se dedica íntegramente «a la legislación», con cuestiones como los requisitos de la nueva PAC o los controles ambientales, «lo que tienen que conocer como nuevos agricultores».

La segunda parte es específica y se divide en agricultura y ganadería. Y es que cada alumnos tiene un proyecto concreto. «Tenemos gente para trabajar en secano, en regadío, para explotaciones de ovino, de porcino, de vacuno extensivo y estabulado…», desgranó la coordinadora de la iniciativa. «Incluso siempre se ve alguno que viene sin saber qué va a hacer, pero que coge ideas innovadoras de las que vemos en las clases».

De hecho, parte de la apuesta pasa por diversificar y se estudian casos de ideas todavía poco implantadas como «la avicultura, la helicicultura (cría de caracoles) o la apicultura». Aunque hay «una parte teórica pura y dura» y el programa de la Junta se recortó en 50 horas, las mismas que se destinaban a prácticas, desde Asaja se apuesta por pisar el campo. «Seguimos manteniendo las prácticas con viajes a explotaciones de nuevas alternativas», indicó Lázaro. Los resultados no son sólo ideas y proyectos para los jóvenes. «Ven que hay gente muy valiente en el sector que saca adelante sus explotaciones». Al fin y al cabo, eso puede ser el ‘empujoncito’ que inicie el proceso de relevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies