Asden no recurrirá el PEMA si la Junta acepta derribar las cúpulas

El Ejecutivo Autonómico asevera que no tiene constancia de la propuesta y que asumirá la sentencia

La asociación Asden lanzó ayer un órdago a la Junta. Si el Ejecutivo Autonómico acepta derribar las Cúpulas de la Energía y eliminar las calles de la malograda Ciudad del Medio Ambiente (CMA), los ecologistas no presentarán recurso de casación y por tanto no se paralizará la concesión de licencias para empresas interesadas.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) notificó a principios de este mes una sentencia según la cual el Parque Empresarial del Medio Ambiente (PEMA), heredero de la CMA, era acorde a derecho. En el escrito se desestimaban las razones argumentadas por Asden para solicitar su paralización.

Sin embargo esa misma sentencia abría la posibilidad de presentar un recurso de casación, lo que podría suponer la suspensión de licencias para las empresas interesadas en instalarse hasta que se resolviese. En ese marco, Asden anunció ayer que si la zona del Soto de Garray se restaura hasta su estado anterior se renunciará a frenar el desarrollo de todo el proyecto, permitiendo que lleguen proyectos a la zona industrial.

Desde Asden, Luis Giménez aseveró que el colectivo ecologista «nunca se ha opuesto a la zona industrial de la CMA o del PEMA». De hecho aseveró que si las 31 hectáreas de área industrial no se hubiesen tramitado de forma conjunta con el resto de la CMA no hubiesen emprendido acciones legales contra la puesta en marcha del desarrollo de este suelo. «Es suelo rústico común y no tiene el valor medioambiental de la dehesa. Asden a lo que siempre se ha opuesto es a la zona no urbanizable».

«El problema es que al haberlo metido todo» en un mismo proyecto «no nos ha quedado otra que recurrirlo». Giménez insistió en que «si ahora ponemos un recurso de casación sigue la suspensión de licencias y durará lo que dure», dependiendo de la velocidad de la Justicia. Cabe recordar que hasta cuatro empresas están pendientes de que se aclare el horizonte jurídico para instalarse en el PEMA.

Por ello la propuesta es clara. Si hay «suficientes garantías institucionales» de que se derribarán las cúpulas y las calles ejecutadas volverán a ser dehesa, no habrá recurso de casación. Si la Junta no acepta, se abundará en la posibilidad de presentarlo, lo que ralentizaría el desarrollo industrial. Las canalizaciones ya ejecutadas y que prestan servicio al PEMA quedarían exentas de esta propuesta y se mantendrían en todo caso.

Giménez avanzó que la idea no es ni mucho menos nueva y de hecho se ha trabajado –siempre según su versión– incluso antes de que se conociese la sentencia que daba la razón a la Junta. «Desde hace tres o cuatro meses tenemos contactos con la Junta de Castilla y León en este sentido y no ha habido acuerdo», aseveró.

«De las diez cúpulas previstas hicieron siete. Nos admitieron tirar hasta cuatro» en una reunión en la que estaba el director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental, José Manuel Jiménez, «nos decían que tenían un uso preparado para una de ellas, una escuela del profesorado». Sin embargo Asden insiste en que «es más barato hacer un nuevo edificio que adecuar la cúpula», por lo que su exigencia de derribo se mantiene. «Las cúpulas, según el proyecto, costaban 40 millones de euros».

Con la estructura casi terminada «han hecho nueve millones de euros y faltan veintimuchos millones. Es más barato demolerlas». Giménez, a la sazón arquitecto, estimó que costaría tres millones de euros eliminarlas del paisaje y los materiales empleados hasta ahora –sobre todo hierro y hormigón– se podrían reutilizar.

«Las calles extraoficialmente dijeron que sí» se demolerían, insistió una vez más, «y hasta cuatro cúpulas». Por ello Giménez acusó de la «sensación de orgullo» que transmitió la Junta por no acceder a su propuesta. De hecho añadió que en su día la concesión de la licencia se supeditó a la genérica «actividad institucional». Siempre en sus palabras, desde el Ayuntamiento de Garray «cometieron la ilegalidad de dar licencia urbanística sin dar licencia de actividad» cuando en la actualidad ambas deben ir de la mano.

«Si no se llega a un acuerdo y se ve que hay posibilidades, se presentaría un recurso de casación», afirmó Giménez. También en condicional planteó la medida el abogado de Asden, Manuel Rodrigo, quien recordó que en Soria hay «dos millones de metros cuadrados» de suelo industrial, lo que supondría que frenar el PEMA no tendría por qué ser sinónimo de perder proyectos industriales.

La sentencia «la respetamos pero no estamos de acuerdo. No tenemos decidido presentar el recurso de casación sino el valorarlo. No vamos a presentar un recurso por presentarlo. Queremos que el tema tenga a nuestro entender un mínimo de fundamento» para poder defenderlo ante un tribunal.
Giménez avanzó que «vamos a mandar ya un escrito oficial reiterándonos en el último punto», el de la eliminación de todo lo construido en el Soto de Garray, «para oficializar lo que hemos estado hablando ya». De hecho, en la tarde de ayer fuentes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente confirmaron que se habían enterado por este medio de la propuesta y, al no tener un escrito oficial, declinaron siquiera pronunciarse.

Estas mismas fuentes de alto nivel apuntaron que «simplemente, la Junta asumirá la sentencia». Del documento de Asden «de momento no tenemos confirmación oficial. Por ahora sólo podemos decir que se dará cumplimiento a la sentencia». Cabe recordar que la resolución judicial daba la razón al Ejecutivo, por lo que ese cumplimiento supone la puesta en marcha del PEMA con la llegada de nuevas empresas a la zona. Rodrigo incidió en que «Asden no se opone por sistema a cualquier decisión de tipo político y que pueda afectar al desarrollo de Soria», sino a aquellas que entiende que no son conforme a derecho. De hecho insistió en que «es evidente que por espacios no puede quedar», en referencia a la amplia disponibilidad de suelo industrial que tiene la provincia y que haría innecesario el PEMA.

Sobre la desestimación del recurso inicial aseveró que «el juzgador dice que específicamente determinadas industrias se pueden instalar ahí y esa es la razón de la desestimación» con la que el TSJCyL refrendó la legalidad del PEMA. El abogado apuntó que el Ceder ya había ofrecido espacio para «labores de investigación», por lo que los terrenos del Parque Empresarial no serían necesarios. «No se precisa de grandes superficies. Estamos hablando de investigación y se puede hacer en zonas reducidas. Son labores sordas y no de cara al exterior. El desarrollo en Soria no va por grandes industrias de 2.000 ó 3.000 empleados».

La sentencia que desestimó el primer recurso de Asden se trasladó a los medios el 2 de junio y se notificó de forma oficial el 5 de junio. Desde esta última fecha se abre un plazo de un mes para poder presentar el recurso de casación, por lo que para el 5 de julio como muy tarde se conocerá el desenlace. Si Asden recurre, la resolución podría demorarse «uno o dos años». Si finalmente se llega a un acuerdo o los ecologistas estiman que no corresponde interponerlo la sentencia pasaría a ser firme y por tanto el PEMA sería de forma oficial terreno industrial.

Hasta entonces, al menos para Asden, toca negociar y llevar al primer plano los contactos mantenidos en meses anteriores. La Junta, por su parte, se mueve con cautela. La alcaldesa de Garray, María José Jiménez, ya mostró su temor por que un hipotético recurso espantase a las empresas interesadas que en todo caso conocerán el desenlace a principios del mes que viene.

En el documento facilitado ayer a la prensa se reseña que «con objeto de que no se eternice la posibilidad de implantar industrias y máxime si es cierto que algunas de alta tecnología están pendientes para implantarse, a la espera de que se levante la suspensión cautelar de las obras, esta asociación propone públicamente mediante este acto a la Junta de Castilla y León que si ofrece una garantía institucional, fiable y seria (…) de que tanto la urbanización como el edificio de las Cúpulas y las calles que están en suelo no urbanizable especialmente protegido van a ser demolidos en un plazo de tiempo determinado, Asden no presentará recurso de casación y por tanto la sentencia será firme con levantamiento de la suspensión de licencias».

Enlace Diario de Soria: http://www.diariodesoria.es/noticias/soria/asden-no-recurrira-pema-si-junta-acepta-derribar-cupulas_90316.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies