Cárnicas Villar inyecta 4 millones para ampliar en Los Rábanos

Construirá en 3.500 metros cuadrados 13 secaderos de embutidos y se reubicará la zona de deshuesado

Industrias Cárnicas Villar afronta una nueva expansión empresarial para poder optimizar toda la producción de la planta y abastecer al mercado. Ahora, invertirá cuatro millones de euros en una ampliación de 3.500 metros cuadrados donde plantea la construcción de 13 secaderos de embutidos más otro espacio orientado a la reubicación del deshuesado, para luego reforzar la zona de envasados de embutidos y lomos ya existente, donde se acometería una reforma de unos 1.000 metros cuadrados de sus más de 40.000 de superficie de fábrica. Lo explicó a este periódico el director general de la empresa soriana, Fernando Rodríguez, quien confía en que esta ampliación, que conllevará un incremento de empleo de más de una veintena de personas, pueda estar en marcha en septiembre. Una vez consiga la firma la licencia municipal, las obras empezarán de forma inminente. Rodríguez espera que puedan arrancar a finales de marzo o principios de abril, ya que se estima un plazo de seis meses para la construcción, de cara a cumplir con los plazos previstos.

Así, entre la obra civil, las instalaciones y la maquinaria nueva, Industrias Cárnicas Villar inyectará 4 millones de euros. El proyecto implica la creación de más de veinte puestos de trabajo, lo que supone un aumento de casi un 10% de la plantilla total de la planta de Los Rábanos, en la actualidad 210 empleos, señaló Rodríguez. 

El director general quiso constatar que esta ampliación busca abastecer el mercado, dado el aumento de la demanda principalmente de loncheados, que ya supone el 30% de la facturación total, unas cuentas que el año pasado superaron los 77 millones de euros, cuatro más que en 2018, tal y como refleja el Boletín del Registro Mercantil. Y es que 2019 Villar vendió 15,5 millones de unidades de loncheados, añade el director general de la firma soriana que lleva casi 60 años dedicado a la selección, crianza y elaboración de productos derivados del cerdo ibérico y blanco.

La planta principal de Los Rábanos cuenta con 47 secaderos de jamones y paletas y con 28 secaderos de embutidos controlados las 24 horas del día y los 365 días del año. Así, con la nueva ampliación, la fábrica superará el centenar de secaderos. Las líneas de producción son de jamones y paletas, lomos y embutidos, enteros, deshuesados y loncheados. Además, con un edificio exclusivo e independiente para el transformado y loncheado de productos, que fue inaugurado en 2008 con la primera línea de loncheados. Y ya hay cuatro. En sala blanca los empleados trabajan a tres turnos y en el resto, a dos. 

Hasta la fábrica de Los Rábanos llega también la producción del centro de Burguillos, en la provincia de Badajoz y que «supone el 10% de la capacidad de Villar», indicó el director general. A modo de ejemplo, el año pasado Soria produjo más de 600.000 piezas de ibérico, de las que 80.000 procedían de Badajoz. En la planta de Burguillos del Cerro se realizan todos los procesos de elaboración de los productos ibéricos, muchos de ellos marcados con el sello de la Denominación de Origen ‘Dehesa de Extremadura’. Cuenta con una veintena de empleados, pero no hay líneas de deshuesado ni envasado, de modo que se transforma en Soria, desde donde se suministra a la totalidad de clientes nacionales e internacionales. Y es que la actividad internacional se ha convertido en los últimos años en uno de los ejes estratégicos de la compañía, con una presencia comercial en más de 40 países, entre los que cabe destacar Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Bélgica, Noruega y Dinamarca. Además, mantiene una fuerte implantación en mercados como Canadá, Australia  México, Centroamérica, Ecuador, Perú, Colombia, Japón, Malasia, Singapur, Corea de Sur y Hong Kong.

La historia de la compañía arrancó en 1960, cuando la familia Villar Hernández inicia la construcción de una pequeña fábrica de embutidos. Lo cierto es que desde sus orígenes Villar ha tenido un carácter netamente familiar, iniciado por Florentino Villar Calvo, la primera generación, junto a sus hijos. A mitad de la década de los 80 continuaron el negocio Florentino y Rogelio Villar Hernández, la segunda generación. En la actualidad, la tercera generación y otros profesionales externos están al frente del negocio, si bien a lo largo de estos años y de generación en generación, el espíritu que ha presidido el proyecto empresarial del grupo ha sido siempre potenciar el desarrollo económico y social de la provincia de Soria.

De hecho, según los últimos datos del Registro Mercantil (referidos a 2018) ocupa el quinto lugar en el ranking de empresas de la provincia de Soria, ya que cerró con una facturación de 73 millones de euros. Y el año pasado facturó más de 77 millones de euros, tal y como adelantó Fernando Rodríguez.

https://heraldodiariodesoria.elmundo.es/articulo/soria/carnicas-villar-inyecta-4-millones-ampliar-rabanos/20200215195308300207.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies