El embalse registra el volumen más bajo desde 2002 pero no se prevén restricciones

La Comunidad de Regantes de Almazán cree que tiene la campaña asegurada mientras la Cuerda del Pozo se sitúe por encima del 40% de su capacidad total.

El embalse de la Cuerda del Pozo registra el menor volumen de los últimos quince años con 138,9 hectómetros cúbicos, al 55,4% de su capacidad total a fecha de 5 de junio. Y ocupa el segundo puesto desde 1995, sólo superado por mayo (por tener de referencia el último mes cerrado) de 2002, cuando apenas contenía 84,6 hectómetros cúbicos. Son cifras del histórico de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). Pero la imagen también habla por sí misma. De hecho, bien podría valer como instantánea de un día de agosto, que en un año medio tendría un volumen incluso superior que el de la actualidad, dado que superaría los 150 hectómetros cúbicos.

El año pasado por estas fechas registró un volumen de 231,5 hectómetros cúbicos, el 93,05% de su capacidad, ligeramente por encima de hace dos años, 220 hectómetros cúbicos, y casi treinta puntos por encima de la situación actual. Y la media de los diez años anteriores en esta época es de 213,9 hectómetros cúbicos. Las cifras podrían asustar con todo el verano por delante, época de máxima afluencia en la provincia y temporada de riegos, pero, no obstante, las previsiones no son malas. El presidente de la Comunidad de Regantes de Almazán, Jesús Gómez, asegura que «a corto o medio plazo está garantizada la temporada, gracias a las lluvias de los últimos días». Por ese motivo, se ha parado el riego y «como mucho para la campaña de cereal, que es en la que están enfrascados ahora mismo los agricultores, tendrán que regar una o dos veces más». Y para los cultivos de verano «habrá que sentarse a valorar pero ahora mismo no requieren grandes consumos de agua», insistió Gómez.

 Además, constató que el río Duero ha crecido en caudal precisamente por las últimas precipitaciones y en buena parte por el agua que llega desde el Rituerto, que desemboca directamente en el Duero. «De momento no tenemos restricciones por parte de la Confederación, pero tampoco las esperamos, mientras el pantano no se sitúe por debajo del 40%, de modo que tenemos prácticamente asegurada la campaña siguiente», vaticinó el presidente de los regantes de Almazán, quien recordó que esto se debe al «buen hacer» de la Comunidad, al no despilfarrar el agua.

No obstante, la disponibilidad de agua requerida para asegurar la salud y la vida de la población, está más que garantizada. El Plan Especial de Actuación en Situaciones de Alerta y Eventual Sequía de la cuenca del Duero recoge «restricciones de uso obligatorias» en todos los ámbitos, siempre con el consumo humano como prioridad por encima del resto. De acuerdo con el citado documento, se plantea la reducción del caudal desembalsado en el embalse de la Cuerda del Pozo hasta 0,6 metros cúbicos por segundo de octubre a marzo y 2,5 metros cúbicos por segundo de abril a septiembre, si bien esta última semana la salida media diaria de agua se sitúa actualmente en 6,50 metros cúbicos por segundo, de tal forma que parece que la situación se ha revertido al menos por ahora gracias a las lluvias recientes.

El «problema» puede venir, según ASDEN, de la calidad del agua. «Si en un año medio queda constancia de la presencia de cianobacterias, como se recogió hace unos años en tres estudios diferentes por tres organismos independientes y de prestigio, dada la situación actual no se puede esperar mejor calidad, salvo que las analíticas se realicen en zonas donde no se van a encontrar cianobacterias», consideró Carlos González, portavoz de la agrupación ecologista.

Recordó González que ASDEN ha solicitado en varias ocasiones a la CHD informes técnicos completos, pero no han recibido nada: «Nos dicen que no es una situación preocupante, pero no nos dan los informes. Ante el problema esconden la cabeza», se lamentó el portavoz de ASDEN.

Una tercera consecuencia del reducido volumen del embalse de la Cuerda del Pozo es la zona de baño: «Nos podemos encontrar una Playa Pita llena de fango por el nivel bajo del pantano», algo que afectaría irreversiblemente al turismo que llega a la provincia en la época estival en esta zona para hacer uso de la Cuerda del Pozo.

Enlace Heraldo de Soria: http://www.heraldodesoria.es/noticias/soria/2017/06/10/el-embalse-registra-volumen-mas-bajo-desde-2002-pero-preven-restricciones-1180671-1521032.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies