El recurso micológico genera en la provincia 14 millones de euros

El micoturismo ocupa el primer lugar con ingresos superiores a los cinco millones de euros

La micología está ganando terreno y ocupa un lugar cada vez más importante entre los recursos forestales, ya que genera en Soria un valor económico que supera los 14 millones de euros al año, según un estudio realizado por el director del Instituto Europeo de Micología, Fernando Martínez Peña a partir de las cantidades medias estimadas para la Comunidad publicados en el ‘Manual para la gestión del recurso micológico en Castilla y León’. Y más de una tercera parte procede del micoturismo, 5,1 millones. La presidenta de la Asociación de Hostelería y Turismo de Soria (Ashotur), Yolanda Santos, asegura que las setas han contribuido a desestacionalizar el turismo en la provincia que era uno de los grandes objetivos de la agrupación. «Si antes el otoño era una temporada media baja para el sector, ahora es media alta». Así, asegura que la ocupación en esta época se ha multiplicado en los últimos años. Es más, los fines de semana están muy demandados. Aunque este año por ahora no hay mucha producción y no se esperan lluvias en los próximos diez días, los hosteleros siguen confiando en el cielo. «Quizás no se presente una buena campaña micológica pero los fines de semana de otoño son muy buenos turísticamente. Hemos conseguido vender setas sin setas. Porque la gente viene a Soria a disfrutar de la gastronomía micológica y del paisaje y los espacios naturales, además de las rutas con los guías micológicos».

En Soria se recolectan al año 879 toneladas valoradas en 2,3 millones de euros, tal y como se desprende del estudio de Martínez Peña. Además, los recolectores venden en los puntos de comercialización 502 toneladas, cuantificadas en 1,3 millones de euros. A lo que hay que añadir las 377 toneladas para autoconsumo por locales y foráneos, que tiene un valor aproximado de un millón de euros. La principal fuente de ingresos supone el turismo, con 5,1 millones de euros, lo que supone el 36,4% de los 14,06 millones de euros que genera en Soria la micología, incluyendo el autoconsumo. El segundo lugar lo ocupa la industria agroalimentaria de la provincia, hasta la que llegan 178 toneladas, que obtiene por la transformación un añadido de 4,2 millones de euros, es decir, un 30% del total. Y a todo esto hay que añadir los 160.000 euros anuales por los derechos de recolección. «Cabe destacar que Soria atesora el 16% de toda la producción potencial de Castilla y León y genera aproximadamente el 21% del valor total en Castilla y León», señala Fernando Martínez Peña. Se estima que el sector micológico de Castilla y León puede llegar a generar en años buenos hasta 65 millones de euros, de los que el 20% son rentas directas a los recolectores por la compraventa de setas, el 40% valores añadidos por la industria agroalimentaria, el 39% valores añadidos por el micoturismo y el 1% los derechos de propiedad.

No obstante, recuerda que «se trata de valores estimados en 2012, por lo que puede haber variaciones». A este respecto, adelanta que «está previsto actualizar esta información cuando consigamos un proyecto que financie el estudio».

La provincia ha sabido aprovechar el potencial de las setas, siendo pionera en su iniciativa para regular el recurso desde hace ya más de quince años. Fue en el año 2002 cuando arrancó el primer programa para el desarrollo sostenible del producto bajo el nombre de Myas en la comarca de Pinares Llanos. A éste le han ido sucediendo otros proyectos, hasta el que se encuentra en la actualidad en vigor, el Micocyl, que desde 2014 la Junta de Castilla y León gestiona a través del Cesefor en toda la Comunidad el recurso para su valorización y regulación en el que Soria es pionera. Y es que después de muchos años de trabajo para ordenar e impulsar la micología como aprovechamiento económico, la provincia empieza a obtener sus frutos. En los últimos cuatro años (a partir de la campaña 2012-2013 Cesefor homogeneizó el sistema de captación de datos) se han triplicado los permisos expedidos, pasando de los 18.000 en la temporada 2012-2013 a los 57.332 de la campaña 2015-2016, dado que la del año pasado fue residual en cuanto a producción y por tanto los permisos fueron mínimos.

El jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente en Soria, José Antonio Lucas, insistió en la importancia de mantener un sistema único de regulación en la provincia, buscando favorecer sobre todo a los turistas, y como medio de mejorar la coordinación y mejora de la gestión en sus distintas facetas, así como la lucha común contra los recolectores ilegales y demás prácticas abusivas en el monte. Lucas reconoce el nivel de concienciación que tienen los municipios a la hora de proteger el recurso porque son conscientes del potencial micológico y por ello llama al mantenimiento de la unidad “hasta que se resuelva la financiación de Cesefor”, encargado de la gestión de Micocyl, lo que pasa por la creación del patronato para contar con capital fundacional. Entiende el enfado de muchos alcaldes, pero insiste en que la única forma de hacer frente a los retos que se presentan es seguir siendo un único ente porque no es viable que cada término municipal tenga un permiso”. Además, insiste en que “el sistema actual ha demostrado que económicamente es autofinanciable; lo que hay que evitar es que vuelva a pasar lo que ha ocurrido este año con la partida que se le adeuda a la UGAM ya que Cesefor tuvo que tomar prestado para gastos de la Fundación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies