Estela Navascués: «Es una experiencia única»

Estela Navascués está ya en Soria tras su paso por los Juegos Olímpicos / La pupila de Abel Antón se marca como reto a largo plazo estar en la próxima cita de Tokio 2020

La atleta navarra Estela Navascués se encuentra ya en Soria tras su experiencia en los Juegos Olímpicos de Río. La pupila de Abel Antón califica la experiencia como «inolvidable» al tiempo que explica las sensaciones que la obligaron a retirarse en el kilómetro 23 de la prueba de maratón. Igualmente se marca su objetivo a largo plazo que no es otro ganarse una plaza en Tokio 2020.
La atleta afincada en Soria vivió su primera experiencia olímpica, una vivencia «inolvidable, única». «Merece la pena luchar durante tanto tiempo por estar en unos Juegos. La experiencia es única desde el primer día hasta el último aunque la competición no salió como esperaba. Te esperas una cosa pero hasta que no estás allí no te das cuenta de la realidad», relata Estela Navascués.
Esa realidad no es otra que estar presente en la inauguración de los Juegos, convivir en la Villa Olímpica con el resto de grandes deportistas donde tienes la oportunidad de ver a las grandes estrellas del panorama deportivo. «Vivir el día a día y ver cómo están allí todos los deportistas te llama la atención. Todos los participantes españoles no apoyamos y eso es algo que no te esperas. Estás en el comedor y te das cuenta de que estás comiendo al lado de Nadal quien no tiene ningún inconveniente en hacerse fotos, la verdad es que una persona sencilla y agradable, o vas al ascensor y subes con Gasol. Es alguna de las situaciones que me han sucedido», relata la navarra afincada en Soria desde hace 13 años.
Estela Navascués competía en la prueba de maratón donde tuvo que retirarse en el kilómetro 23 debido a un golpe de calor. «Lo he pasado mal tras lo sucedido. La temperatura no era muy alta ese día, unos 26 grados, aunque sí que lo era para ser las once de la mañana», explica Estela. La navarra señala que se veía muy bien y que la los entrenamientos en Río habían sido buenos. «En la meta entras un poco en shock con la gente animando y todas las atletas», apunta. Estela Navascués señala que nada más comenzar empezó a notar flato, algo que achacó a los nervios y pensó que se iría con los kilómetros. En el kilómetro cinco seguía con él y por este motivo no quiso avituallarse y otro tanto le pasó en el diez. Ya en el 15, con el dolor abdominal aún latente, optó por tomar gel para alimentarse lo que no evitó que se fueran las malas sensaciones. «En ese momento el calor era importante y me empecé a sentir mal, a marearme. En el kilómetro 23 estaban Abel Antón y mi marido y al llegar a su altura me acerqué a la valla, no podía más. Me apoyé y no recuerdo más, solo a bastante gente a mi alrededor echándome agua. Me dio un golpe de calor al no haber bebido agua por el flato» indica el brava atleta navarra.
Estela Navascués se va a tomar ahora un tiempo para desconectar si bien tiene como objetivo a largo plazo pelear por una plaza para Tokio 2020. «Ha sido un año duro por haber corrido tres maratones. Por supuesto ahora voy a pelear por acudir a Tokio. Tengo en la cabeza que, con 39 años, podré luchar por la mínima. Ojalá me respeten las lesiones y el cuerpo aguante», apunta la pupila de Abel Antón quien añade que, al final, la Villa Olímpica estaba bien y que la comida que ofrecían a los deportistas era «bastante buena» habiendo además mucha seguridad por las calles de Río.

Enlace Diario de Soria: http://www.diariodesoria.es/noticias/deportes/estela-navascues-es-experiencia-unica_69919.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies