Intentan robar en la iglesia de Masegoso

Es el cuarto ataque al patrimonio de la Diócesis en los últimos tres meses

Nuevo ataque contra el patrimonio religioso en la Diócesis de Osma-Soria, si bien esta vez no hay que lamentar la sustracción de elementos patrimoniales. La iglesia parroquial de San Esteban en Masegoso ha sido asaltada y rota la puerta de acceso al templo por un fuerte golpe. El párroco encargado de este despoblado, que forma parte del municipio de Pozalmuro, Alfonso García Bermejo, aseguró que «no se han llevado nada, de lo poco que queda, aunque años atrás ya se llevaron algunas piedras labradas y rompieron algunas lápidas del interior del templo».

Alfonso García observó hace unos días los daños en la iglesia, que se encuentra en mal estado de conservación, en la que se había roto la puerta de acceso para acceder al interior. Tras revisar el interior no se ha echado nada en falta. La iglesia se encuentra en estado de deterioro, pero estaba cerrada al exterior, dado que los mayores daños se encuentran en la cubierta. El templo pertenece al despoblado de Masegoso que lleva muchos años deshabitado. En el S. XVIII ya había siete casas arruinadas, cinco sin morar y sólo siete vecinos. En el censo de 1842 dejó de figurar como municipio.

La parroquia albergó un precioso coro de madera policromada, de estilo mudéjar, del S. XIII restaurado hace siete años e instalado para su custodia en el Museo de arte sacro de Nuestra Señora de la Peña de Ágreda, para evitar su deterioro y también el ataque de los ladrones.

El intento de robo y los daños en esta iglesia es el cuarto que registra en el patrimonio diocesano de la provincia en los últimos tres meses. El primero tuvo lugar en la ermita de otro despoblado, La Mercadera, perteneciente a Rioseco, y los otros dos en templos de Boós y de Castilruiz. En La Mercadera los ladrones sustrajeron piedras de gran tamaño, la cruz de piedra de la espadaña y la sillería de la portada del templo; en segundo lugar el robo sufrido en la ermita de la Virgen de Ulagares en Castilruiz donde los ladrones se llevaron algunos objetos de culto, dinero y herramientas de una empresa que trabaja en el templo y en Boós los ladrones se llevaron dos capiteles románicos (fechados a finales del S. XII o principios del S. XIII) y sus respectivas columnas. Todos los ataques se han producido en iglesias que están alejadas de los cascos urbanos de los pueblos. Solo la de Castilruiz se encuentra conservada y está abierta al culto, mientras que las otras tres están en mal estado de conservación e incluso en ruinas, como la de La Mercadera y la de Boós.

Los cuatro robos han tenido lugar en poblaciones próximas a la carretera N-122. Dos de ellos en la zona de El Burgo y que están próximas entre sí, como La Mercadera y Boós y las otras dos, en la zona del Madero, como Castilruiz y Masegoso.

El párroco de estos dos últimos pueblos, Alfonso García, reconoció ayer que «hay miedo entre los vecinos», porque se sospecha que los ladrones están inspeccionando la zona. El sacerdote reclamó mayor vigilancia de la Guardia Civil, sobre todo de cara al invierno porque en los pueblos también hay menos población. También solicitó la colaboración ciudadana para alertar de las visitas de los desconocidos en los pueblos.

También solicitó ayer la colaboración ciudadana el subdelegado del Gobierno en Soria, Miguel Latorre, quien indicó que la Guardia Civil ha actuado desde el primer robo de estas características y en la actualidad se están investigando todos los sucesos, así como también ha desplegado un conjunto de medidas preventivas. Entre estas últimas mencionó el trabajo de la comisión, formada por la Junta, la Guardia Civil y la Policía, que se reúnen periódicamente y proponen actuaciones y medidas concretas como custodia del patrimonio, sobre todo en el medio rural. En Soria hay más de 2.000 edificios religiosos y catalogados, recordó Latorre.

El subdelegado apeló a la «tranquilidad» a la hora de determinar estos hechos como expolio del patrimonio y subrayó que «en cualquier caso estamos hablando en este robo, como el de los anteriores, de ermitas que se encuentran en estado ruinoso y abandonadas por parte de la propiedad que es la Diócesis de Osma-Soria». En este sentido lanzó el mensaje de que «no es bueno para la provincia ni para la conservación del patrimonio dar a conocer que en Soria tenemos mucho patrimonio que es factible de ser robado». Latorre insistió en que las ermitas e iglesias que han sido objeto de ataques pertenecen al Obispado de Osma-Soria y se encontraban en ruinas, porque «el Obispado ha dejado que lleguen a este estado de deterioro». Por eso solicitó a la Diócesis que tomen medidas de conservación en sus bienes, sobre todo en los que están en buen estado y con el resto, las que ya están en ruinas, se deben recuperar elementos de valor que puedan ser robados y trasladarlos a un lugar más seguro. Latorre admitió que «hay que seguir incrementando las medidas de vigilancia y hay que insistir en pedir la colaboración ciudadana para denunciarlo, pero vamos a ponerlo todo en su justo término».

Enlace: http://www.heraldodiariodesoria.es/noticias/provincia/intentan-robar-iglesia-masegoso_118099.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies