La comarca de Pinares solicitará la exención fiscal para la suerte de pinos

Las localidades de la comarca de Pinares de Soria-Burgos estudian convertirse en una Federación de Municipios con el fin de exigir al Gobierno que los beneficios de los aprovechamientos forestales queden eximidos de fiscalidad. El alcalde de Canicosa de la Sierra en Burgos, Ramiro Ibañez, avanzó a Ical que se pretenden organizar con el fin de buscar una fórmula jurídica adecuada para conseguir que el beneficio que los bosques sorianos y burgaleses proporcionan a la sociedad «redunde de forma sustancial en la economía local». Por ello, exigirán a Europa que aprueben ayudas directas para los mantenedores de su masa boscosa, es decir una PAC, teniendo en cuenta que el 48% del territorio de ambas provincias es forestal.

Paulino Herrero, alcalde de Navaleno en Soria, ha sido el primero en sumarse a esta corriente reivindicativa, y pide al Gobierno, que de primeras, los beneficios que se obtienen de los montes de utilidad pública de la zona de Pinares Soria-Burgos queden exentos de fiscalidad. Explica que la suerte de pinos que obtienen los vecinos desde hace 800 años ha dejado de ser un ingreso significativo, ya que la carga impositiva ha provocado que se detraiga en más de un 50%.

En este sentido, recordó que el ex presidente del Gobierno de España José Luis Rodríguez Zapatero prometió en 2006, durante su visita a Puerta Norma (San Leonardo de Yagüe) la exención tributaria de los aprovechamientos de los montes comunales y, en concreto, de la suerte de pinos, sin embargo desde entonces la carga impositiva no ha hecho más que aumentar.

En concreto, de los beneficios madereros, que en primer término soportan los ayuntamientos serranos, se destina un 15% al fondo de mejora del monte que gestiona la Junta de Castilla y León; un 21 por ciento al IVA por actividad (venta de madera); un 25% al Impuesto de Sociedades y una vez que los vecinos reciben su aprovechamiento deben asumir el 19% de IRPF.

De este modo, los serranos no perciben ni la mitad del beneficio de la venta de madera, y la suerte de pinos ha pasado a ser una propina, cuando en la década de los 70 constituía una fuente de ingresos muy significativa para su población.

«En los años 60 y 70 la suerte de pinos era más que un sueldo porque con lo que cobrabas en tres años te comprabas un piso y ahora no cambias ni la lavadora. Hace 40 años los vecinos obtenían alrededor de 1.000 euros y actualmente 300; todo gracias a la carga impositiva que debemos soportar», lamenta el regidor de Navaleno.

Ambos coinciden en señalar que los montes de Soria-Burgos tienen unos beneficios como sumideros de CO2, son reguladores del agua y gracias a su relación directa con los vecinos, que lo asumen como algo propio, están cuidados, limpios y libres de incendios. Es más, son un ‘bosque modelo’ para toda Europa y sus buenas prácticas se han intentado exportar a otras comunidades autónomas como Navarra y Valencia.

Paulino Herrero señala que son los pinariegos los que realizan un «gasto ingente» para que estos «bosques privativos» se gestionen de forma correcta, mientras que el Gobierno, en vez de premiar su labor por la contribución que realizan al resto de España les «grava y les grava», solo con afán recaudatorio.

Ramiro Ibañez, va más allá, y señala que el Bosque Modelo Urbión consiguió la certificación forestal sostenible gracias a la relación entra la persona y el monte y si se pierde ese vinculo de apego no quedará más que un territorio despoblado que sufre, al igual que otros lugares, los temibles incendios.

La madera que se obtiene de los bosques es propiedad, según los alcaldes, de los vecinos que exigen además de no cotizar en suertes, una aportación por la labor medioambiental que realizan, sobre todo, en la producción de oxígeno. «En vez de premiarnos nos penalizan, lamenta Paulino Herrero.

SUERTE DE PINOS
La suerte de pinos es un modo tradicional de gestión de los recursos forestales y un privilegio de posesión comunal del bosque cuyo origen se remonta a las Cartas Pueblas concedidas a las poblaciones de la zona para fomentar el asentamiento. Fernando III el Santo en 1288, concede estos derechos de explotación comunal a los que fuesen a poblar el valle del río Gomiel. Estos derechos fueron confiramos posteriormente por otros reyes como Fernando IV en 1342, Alfonso XI en 1356, Pedro I en 1390, Enrique II en 1409, Enrique III, Juan II, Enrique IV, los Reyes Católicos y Felipe II.
La comarca de Pinares forma la masa forestal de pino albar más extensa de Europa. Tiene identidad propia; está llena de valores y tradiciones que pasan de padres a hijos y su gestión ha recaído en ellos de generación en generación. Sin embargo, en los últimos años ha pasado a sumarse al carro de las comarcas despobladas, debido a la crisis del sector de la madera y la carga impositiva de la suerte de pinos. Otrora este pulmón verde fue la zona más próspera de Soria y Burgos.

Enlace Diario de Soria: http://www.diariodesoria.es/noticias/provincia/comarca-pinares-solicitara-exencion-fiscal-suerte-pinos_88465.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies