La ermita de La Soledad reabre sus puertas

Los fieles abarrotan el templo y los aledaños tras cuatro meses de trabajos de rehabilitación

La ermita de La Soledad reabrió ayer sus puertas tras las obras de mejora acometidas en los últimos meses. De esta forma, el arraigado templo soriano vuelve a estar disponible para los fieles y visitantes tras una inversión de 60.000 euros costeada en parte por los particulares que decidieron apoyar los trabajos para evitar el paulatino deterioro del templo, principalmente por las humedades existentes. De hecho, los arquitectos Jesús Fernández Beltrán y José Francisco Yusta Bonilla desarrollaron el proyecto de forma altruista.

Las obras han consistido precisamente en mejorar su estado dentro de lo posible más que en un lavado de cara. Así, la imaginería se trasladó al convento de las Clarisas y se pudieron comenzar las obras.

En la tarde de ayer, feligreses y curiosos disfrutaron de la nueva imagen de la ermita recordando cómo antes de los cuatro meses de reparaciones «estaba lleno de grietas» o «la cubierta estaba para haber acabado hundiendo todo».

Una de las claves para que La Soledad siga otros cinco siglos entre los sorianos fue precisamente la reparación de la cubierta, dañada por el paso del tiempo e incluso por los golpes de las ramas de los árboles cercanos, cuyo traslado se llegó a plantear. También se trabajó para eliminar las humedades de la sillería de los muros y del solado.

En la misma línea de evitar que el agua acabase dañando la ermita se rehabilitó la cámara bufa, un espacio concebido para que el aire seque las humedades y no pasen a las zonas estructurales del templo. Además, hubo que contar con el permiso de uno de los más singulares moradores de este espacio, la cigüeña. Para evitar que la carga del nido afectase a las vigas, se procedió a sanear el nido colocando una estructura metálica que reparte las cargas de mejor forma.

En una ceremonia que se extendió más allá del templo con altavoces, se recordó que «sin duda hay razones culturales y de orden social» para mantener uno de los enclaves más queridos por los sorianos. Sin embargo, «el culto ha ayudado» a que medio milenio después siga como emblema «del pulmón verde» de la capital.

Tras unos trabajos que «devuelven su esplendor» a La Soledad, los sacerdotes recordaron que «ha inspirado la vida de los sorianos a lo largo de los siglos». Esta inspiración se trasladó a «un ejemplo de colaboración» en el que no faltaron agradecimientos «para el Ayuntamiento por su colaboración con la parroquia y el Obispado así como para la colaboración anónima de muchos sorianos» que pusieron su granito de arena para cubrir el presupuesto.

En una homilía, marcada precisamente por la gratitud tras las lecturas, no faltó además contenido social, recordando «las masacres contra cristianos sirios e iraquíes», el hecho de que «también nos avergüenza la situación de miles de refugiados» o las víctimas del «reciente terremoto de Ecuador».

Enlace Diario de Soria: http://www.diariodesoria.es/noticias/soria/ermita-soledad-reabre-sus-puertas_61191.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies