La nieve deja cinco carreteras con cadenas y 471 alumnos sin clase

Alerta en Pinares por posibles desbordamientos por el deshielo

La borrasca Emma cumplió las previsiones e hizo que la provincia de Soria amaneciese blanca prácticamente en su totalidad. Hasta cinco carreteras requirieron ayer el uso de cadenas y 471 escolares no pudieron acudir a clase, si bien conforme avanzó la jornada la subida de la temperatura y la lluvia ayudaron a recuperar cierta normalidad en buena parte del territorio. Hoy la cota de nieve se eleva por encima de los 1.700 metros de altitud, pero llega una nueva alerta, esta por rachas de viento de hasta 80 kilómetros por hora.

Uno de los capítulos que más complicaciones sufrió fue el de las carreteras. Al cierre de esta edición todavía se requería el uso de cadenas o neumáticos de invierno en la SO–620, en ocho kilómetros alrededor de La Rubia; y la SO–830, entre Vinuesa y Montenegro de Cameros. Además, también estaba prohibido el tránsito de vehículos pesados o articulados y en el caso de Montenegro la salida hacia La Rioja por la LR-333 estaba cortada.

Durante distintos momentos del día hubo otras tres vías en esta misma situación. Concretamente fueron la SO–630 de Matalebreras a San Pedro Manrique; la SO–820 entre Valdeavellano de Tera y Molinos de Duero; y la SO–615 en Yanguas. Como se puede observar, a diferencia de las anteriores borrascas esta vez la zona sur no fue la más afectada y los problemas se concentraron en el norte.

No obstante, en los tramos sorianos de la A–2 el mal estado de las carreteras en Aragón se dejó notar y hasta mediodía se estuvieron embolsando camiones en los aparcamientos de Arcos de Jalón. Afectó a los que circulaban en sentido Zaragoza. Conforme avanzó la jornada se estableció el nivel verde (transitable con precaución) en Aragón y los trailers pudieron salir.

En este mismo nivel de advertencia se encontraron asimismo numerosas carreteras sorianas durante buena parte del día. Entre ellas se contaban algunas de las principales vías de comunicación como la A–15, la variante de Soria (SO–20), la N–234 a la altura de San Leonardo, la N-111 en la zona de La Póveda. la CL–117 de Duruelo de la Sierra a Abejar, la CL–116 desde El Burgo de Osma a Almazán, la CL–101 de Ágreda a Almazán, la N-122 a la altura de Ágreda, la SO–382 en este mismo municipio y la SO–910 en Aldehuela de Calatañazor. Por suerte al cierre de esta edición las incidencias se había reducido considerablemente y ya sólo se requería especial prudencia en las dos últimas.

En la capital se activó el plan de nieve de 22.00 a 0.00 horas del martes y ayer se retomó a las 6.00 horas. El operativo contó con la presencia de 80 trabajadores municipales e incidió especialmente en la limpieza de aceras, accesos a los colegios y a los centros de salud. A primera hora las bajas temperaturas dificultaron las labores y se solicitó prudencia y evitar el uso del vehículo. La lluvia echó una mano desde antes del mediodía y por la tarde la situación era más fluida.

Respecto a los avisos recibidos por el 112 durante la mañana, el período más complicado, hubo cuatro solicitudes de quitanieves y un vehículo con dificultades para circular, si bien no hubo ningún aviso por caídas de personas o posibles desprendimientos de carámbanos o ramas. La provincia sumó sólo cinco de los 186 incidentes registrados por la mañana en la Comunidad (el 2,7%), lo que evidencia que el temporal no fue tan virulento como en otras provincias.

Por otro lado, de los 471 escolares que no pudieron ir a clase (el 3,83% del total) 184 cursan Infantil o Primaria y 287 Secundaria o Bachillerato. Hubo ausentes en Vinuesa, San Leonardo, Soria, Covaleda, Casarejos, Arcos de Jalón, Ágreda, San Esteban de Gormaz, Almazán, Ólvega, El Burgo de Osma, Cihuela, San Pedro Manrique y Quintana Redonda, lo que refrenda que la situación fue generalizada.

Respecto a las cifras que dejó ayer la borrasca Emma, los datos de la Agencia Estatal de Meteorlogía (Aemet) al cierre de esta edición siuaban a Vinuesa como la localidad más lluviosa, con 46,8 litros por metros cuadrado que ayudaron a que el embalse de Cuerda del Pozo creciese hasta el 36,1% de su capacidad. La capital se situaba segunda con 40,6 litros por metro cuadrado mientras que La Riba de Escalote sólo había recibido 4,2.

En cuanto a temperaturas, Ólvega registró la mínima con -5,9 grados, dos décimas menos que La Póveda. Las máximas fueron para dos observatorios que suelen destacar justo por lo contrario. Así, en La Riba de Escalote, otrora gélida, se alcanzaron 8,7 grados y en Liceras incluso una décima más.

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) indican que en lo relativo a las nevadas lo peor ha pasado en la provincia. Sin embargo, en Pinares se van a vivir 48 horas en «nivel de alerta, no el de alarma» por la probabilidad de que la subida de las temperaturas cause un gran deshielo y los cauces anteriores al embalse de la Cuerda del Pozo se puedan desbordar.

A mediodía de ayer no había « no hay ninguna «estación del sistema de información hidrológica de la cuenca del Duero en alarma, a pesar de las nevadas de las últimas horas en diferentes puntos que, unidas a la lluvia posterior, están ocasionando un fenómeno de deshielo». Sin embargo hay que extremar las precauciones.

Las previsiones de la Aemet y la observación de los caudales hace que exista una «probabilidad alta de entrada en alerta de las estaciones» de varios cauces, entre ellas el del «Duero aguas arriba del embalse de Cuerda del Pozo», algo que puede afectar a localidades como Duruelo , Molinos o Salduero. En Santa Inés, por ejemplo, ayer había metro y medio de nieve mientras que se prevén temperaturas máximas de 10 grados.

Ayer los pronósticos no se equivocaron y tal y como era de esperar la comarca de Pinares amaneció teñida de blanco y con cerca de 20 centímetros de nieve en sus calles. Localidades como Molinos de Duero, Salduero, Covaleda, Vinuesa y Duruelo de la Sierra fueron algunas de las que más nieve registraron.

Los principales afectados de las inclemencias meteorológicas fueron los alumnos del Instituto de Educación Secundaria Picos de Urbión de Covaleda, que ayer se quedaron sin clase debido a que las rutas de transporte escolar se vieron afectadas por la nieve caída durante toda la noche. El centro educativo sí abrió sus puertas, pero solo para los alumnos del propio municipio de Covaleda. Tampoco faltó ningún miembro del profesorado. «Hacía muchos años que los alumnos no faltaban a clase por una gran nevada», reconoció el director del centro.

«Las lluvias se intensificarán durante la tarde y la noche, momento en el que irá bajando paulatinamente la cota de nieve hasta llegar a unos 1.100 metros en la madrugada del viernes, pero ya con precipitaciones débiles durante la mañana», señala el experto en meteorología Agustín Sandoval, regidor de la estación Meteoclimatic ubicada en la localidad durolense.

Enlace: http://www.heraldodiariodesoria.es/noticias/soria/nieve-deja-cinco-carreteras-cadenas-471-alumnos-sin-clase_106493.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies