La sequía deja al Valle sin reservas para el verano

El alcalde de Sotillo no recuerda una situación igual «en 65 años» y en Almarza ya hay «preocupación» por la falta de nieves

«Tengo 65 años y no me acuerdo de haber visto esto así, nunca». Las palabras del alcalde de Sotillo del Rincón, León Feliciano Matute, evidencian que el fantasma de la sequía comienza a asustar. En abril, el mes de aguas mil, la situación está «fatal» en comarcas como El Valle. Sus ríos dependen en buena medida de las reservas nivales y no tanto de fuentes y manaderos.

Para comprobarlo basta con darse una vuelta por la Pequeña Suiza de Soria. Ríos y arroyos como el Merdancho, Zarranzano, Razón, Razoncillo o Tera están agostados. La imagen no es extraña a finales de verano tras haber dado de beber a campos, animales y a los miles de visitantes y residentes estivales. Pero para estas fechas la situación es más que preocupante salvo que remita de manera inmediata. «El Razón y el Razoncillo bajan ya muy mal y aunque el Razoncillo lleva un poco más de agua ahora la cosa está complicada».

«No tenemos nada de nieve, ha caído mucho menos que otras veces», explica Matute. «Hay años que los neveros llegan hasta julio y antes incluso hubo años que había reserva en agosto, juntándose con la del año siguiente. Pero este año no hay nada». Una visita a la Laguna Cebollera lo evidencia.

El año pasado por estas fechas el circo glaciar estaba repleto de nieve, con una capa que en los neveros a ras de la lámina de agua pasaba del medio metro. El las cotas superiores era difícil comprobarlo, pero fácilmente pasaría del metro en determinados recovecos.

Esta semana, sin embargo, uno de los depósitos de agua del Valle apenas tenía unas pequeñas manchas en las cimas. «Tal y como está, en un mes no queda nada». Eso querría decir que desde finales de mayo no habrá qué derretir para seguir alimentando los modestos cauces de la comarca.

El principal problema se prevé para el verano. Las tranquilas localidades de esta zona multiplican su población, lo cual supone más consumo asociado además a la época con menos caudales del año. Hasta ahora no ha habido problemas para tener agua de boca en Sotillo y su alcalde confía en que «no tengamos problemas con el abastecimiento, pero lo que no se va a poder hacer son los regadíos que aplicamos en verano».

Los pastos suelen recibir una aportación extraordinaria de agua para mantenerse y que el verde característico de la zona no falte. Sin embargo «hay que mantener el caudal ecológico del río y no vamos a poderlos hacer. Eso afecta también a todos los animales», que lógicamente necesitan beber y hierbas frescas para alimentarse o para que lo hagan sus presas.

No obstante, la esperanza no está perdida. Por ello Matute confía en «que llueva. O mejor que nieve, que a veces en mayo ha caído». Al fin y al cabo, en ríos no regulados es el mejor depósito de cara a un estiaje que con los datos actuales se prevé cuando menos duro.

También en Almarza la situación comienza a ser de «preocupación por un año tan seco», según apunta su alcaldesa, Ascensión Pérez. «No ha nevado prácticamente y no hay ya reservas». En este caso tanto la propia Almarza como las 10 localidades del municipio beben de captaciones, pero «los acuíferos están secos» para lo que debería haber en estas fechas primaverales.

En la actualidad «la imagen de los ríos es lamentable» y se comienzan a mirar con lupa «las previsiones» meteorológicas para ver si hay una solución antes de que la canícula haga de las suyas. «Como no llueva, vamos a tener un verano difícil», augura la regidora municipal de Almarza en plena primavera.

Por el momento los pozas de los que se abastecen las localidades siguen brindando agua y «problemas de abastecimiento no hemos tenido en años anteriores salvo temas más o menos puntuales». Pérez confió en que este año al menos el agua de boca siga sin faltar, aunque por ejemplo «es una pena ver las dehesas, no es ese verde tan característico de esta zona».

El deseo es el de otros alcaldes y vecinos de la zona, que a diferencia que los que habitan a orillas del Duero viven en zonas sin regulación hídrica. «A ver si llueve antes de junio, porque en julio se multiplica la población. Es cuando empieza a venir gente y puede ser complicado» si las nubes no deciden ponerle una solución.

No obstante el caso del Valle no es el único en la provincia. En el sureste los agricultores de zonas como Arcos de Jalón, Medinaceli o Santa María de Huerta comienzan a temer por el futuro de sus cosechas. La comarca pertenece a la cuenca del Ebro pero la sequía no está entendiendo de límites. Más allá de los cauces, la tierra y la vegetación están resecas y costará que recuperen humedad. En varias zonas ya se preguntan si se llegará a tiempo para este año.

Enlace Diario de Soria:  http://www.diariodesoria.es/noticias/soria/sequia-deja-valle-sin-reservas-verano_86853.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies