Las carreteras nacionales concentran más de 30 intersecciones sin carril especial de acceso

La N-122 aglutina once puntos de Villaciervos a San Esteban y la N-234 un total de diez en la zona de Gómara.

La red estatal de carreteras, la de mayor tránsito, concentra más de 30 intersecciones en las que no existen carriles especiales de acceso a las localidades adyacentes o a vías secundarias que llevan a otras poblaciones cercanas. Se trata de puntos comprometidos en los que no hay implantados carriles de aceleración (incorporación a la carretera nacional) o desaceleración (abandonarla) ni tampoco carriles de espera (cuando la calzada se ensancha con un carril añadido en mitad regido por un ‘stop’ para efectuar un cambio de dirección al lado opuesto al que se transita) o las denominadas raquetas (media glorieta habilitada en la parte derecha para realizar la maniobra de giro al lado contrario).

Los vehículos deben advertir de sus intenciones con suficiente antelación mediante la oportuna señalización para no generar situaciones de riesgo aunque el hecho de que se trate de carreteras en las que está permitido circular a un máximo de 100 kilómetros por hora, en ocasiones dificulta enormemente la acción, dándose situaciones peligrosas. Varios alcaldes de los municipios afectados confirman a este periódico que estas zonas generan a diario «un peligro enorme», más si cabe cuando se trata de vías con gran afluencia de tráfico por ser primarias.

«Un vehículo totalmente parado en medio de la carretera que desea adentrarse a otra vía a la izquierda de su posición con vehículos por detrás a 100 por hora supone un riesgo espectacular», resume uno de ellos. Todos exigen mejoras al Ministerio de Fomento, bien a través de ensanchamientos de la calzada o de la terminación de las autovías en obras.

N-234: 13 puntos

La N-234, desde San Leonardo a Ciria, presenta 13 puntos de este tipo. La mayor parte se encuentran desde la capital hacia Calatayud. Existen diez cruces sin carriles adicionales para dirigirse a Ontalvilla de Valcorva, Martialay, Duáñez, uno en ambas direcciones hacia Carazuelo y Fuentetecha, Candilichera, Cabrejas del Campo, Mazalvete, Peroniel, Castejón y Portillo. Por contra, el cruce de Torrubia viajando hacia la capital sí presenta una raqueta para efectuar el giro, mientras que el desvío a Reznos y Deza cuenta con un carril de espera y dos de aceleración y desaceleración. El teniente de alcalde de Martialay, Juanfer Martínez, ratifica el peligro en estos cruces y ejemplifica que en el de su localidad ya se produjo un accidente hace tres semanas cuando un vehículo que pretendía adentrarse fue alcanzado por un autobús. Explica que hace años sí hubo intenciones por parte de Fomento de solucionar el asunto si bien no se produjo ningún tipo de avance después de que los titulares de los terrenos colindantes recibieran notificaciones.

Entre San Leonardo y la capital existen tres. En Cidones, hacia Vinuesa, el desvío a Muriel Viejo y el acceso a Cabrejas del Pinar desde el polígono industrial. El alcalde de este último municipio, Fidel Soria, reclama que se amplíe este espacio, dado que el «mismo peligro lo exige». El Ayuntamiento ha reclamado la actuación «varias veces» aunque sin resultado. El hecho de que se sitúe al lado del polígono, con el acceso de unos 40 camiones al día, sumado al tránsito habitual hacia el pueblo, hace imprescindible, dice, poner soluciones.

N-122: 14 puntos

Los vecinos de Fuensaúco, hartos de situaciones embarazosas, llamaron la atención a Fomento la semana pasada para que actúe. Fuentetecha y Valdegeña presentan la misma problemática. También en la N-122, aunque en el tramo entre Soria y Langa, se dan once puntos más. Las salidas hacia Villaciervitos, Las Fraguas, Nódalo y Fuentepinilla, Abejar, Blacos, Torreblacos, Santiuste, Valdenarros, Quintanilla de Tres Barrios, Rejas de San Esteban y Alcozar. El alcalde de Catatañazor, Alfredo Pérez, no tiene afectado al municipio pero reconoce que en la zona hay numerosos cruces con situaciones dificultosas. A su juicio, dos son los que presentan una especial incidencia. Ambos junto a Venta Nueva, donde además se genera mucho tránsito de camiones: las intersecciones de Abejar y la de Nódalo y Fuentepinilla que discurre hasta Almazán.

Por su parte, la alcaldesa de San Esteban, María Luisa Aguilera, reconoce mucha peligrosidad en la N-122, en cuyos cruces se han producido varios accidentes, varios con víctimas mortales. La peligrosidad, siempre presente, se dispara en épocas de mayor circulación, como verano y puentes o festividades. La regidora sabe que «no es posible alcanzar el riesgo cero» aunque «sí se deben poner todas las prevenciones posibles». Y la de mejorar las intersecciones lo es, asegura. Aunque este riesgo no se limita a la N-122 en el caso de San Esteban.

N-110: seis puntos

La nacional que discurre desde San Esteban al límite con Segovia presenta otros seis puntos de este tipo. Son los desvíos a Soto, Miño y Aldea, Peñalba, Piquera, Fuentecambrón y Cenegro.

Enlace Heraldo de Soria:http://www.heraldodesoria.es/noticias/soria/2016/11/13/las-carreteras-nacionales-concentran-mas-intersecciones-sin-carril-especial-acceso-1141970-1521032.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies