Mario Arancón: «Aún no me lo creo»

Mario Arancón señala que es su regularidad la que le ha permitido alzarse con el primer título absoluto en combinadas de un soriano / «Hace cinco años pensaba que era un locura»

Por los pasillos del Campus Duques de Soria se paseaba ayer todo un campeón de España absoluto en pista cubierta. Menos de 24 horas de conseguirlo, Mario Arancón continuaba con su día a día, con su carrera de fisioterapia, tratando de digerir un título que no se termina de creer.
A sus 22 años, el atleta de Golmayo, al que el padre inculcó hace nueve años la pasión por el atletismo cuando las categorías inferiores del C.D. Numancia llamaban a su puerta, lograba el pasado fin de semana en Salamanca el primer título nacional absoluto en combinadas de un atleta soriano (Alejandro Bermejo lo conseguía el año pasado como integrante del Caep y del Numantino pero ningún soriano lo había firmado hasta el pasado domingo). «Estoy contento, el éxito logrado es alto. No me lo aún, hace cinco años lo pensaba y me parecía una locura», admite para no esconder que era consciente de que, compitiendo bien, podía acceder a ese título toda vez que no estaba Jorge Ureña, número uno del ranking europeo, si bien «no esperaba hacer tan buena marca», la de los 5.692 puntos que es marca personal y le colocan en la vigésimo novena posición del escalafón europeo.
El triunfo se fraguó en la última prueba, en los 1.000 metros, cita a la que llegó con 70 puntos menos que Jonay Jordán y donde cada segundo de ventaja sobre su rival eran diez puntos más a su favor. «Corrí todo lo que pude porque cuando lo haces no te puedes reprochar nada. Cuando crucé la línea de meta miré para atrás y miré a Enrique (Márquez) que estaba con el crono y me dijo creo que has ganado tú. Estuvimos esperando al crono oficial y así fue», relata el campeón soriano quien indica que tanto él como Jonay hicieron un gran campeonato independientemente del resultado final.
La gran arma de Mario Arancón es la regularidad tal y como reconoce al indicar que «mi particularidad es que no destaco en nada pero soy regular». Regularidad y trabajo porque «el atletismo no descansa». Desde el pasado mes de septiembre Mario Arancón ha entrenado de lunes a sábado tres horas diarias salvo los domingos y algún festivo que otro. «La marca es el resultado de todo el año de trabajo desde septiembre. Detrás del título hay horas de entrenamiento que no se ven», aclara.
Son esos entrenamientos los que le han permitido mejorar en aquellas disciplinas que peor llevaba y que, finalmente, fueron claves para alzarse con el triunfo. Una de ellas era el lanzamiento de peso, una especialidad en la que ha mejorado un metro. «Cambiamos la manera de rotación, hice hincapié en eso y me ha costado pillarlo todo un año», indica. La otra prueba que se atragantaba y donde ha mejorado es en la pértiga. «Tenía una maca de 4.20 y he llegado a 4.50 (En el Nacional hizo 4.40). Eso son cien puntos más y se notan bastante», explica todo un campeón de España de combinadas en pista que, a sus 22 años, tiene aún mucho margen de mejora.
El de Golmayo compatibiliza esos entrenamientos con la carrera de fisioterapia algo que es duro y que intenta «poco a poco», en una ciudad que es la suya y donde tiene la suerte «de que está todo a mano y es una ventaja tener estas instalaciones». «No soy buen estudiante pero los estudios son lo más importante. El atletismo no te saca de pobre excepto que seas Usain Bolt», afirma con rotundidad.
En Salamanca, el soriano obtuvo su peor resultado en la prueba de pértiga y longitud al ser cuarto de todos los participantes. Se impuso en los 60 metros mientras que en peso, altura, 60 vallas y fondo osciló entre la segunda y tercera plaza. Durante las tres primeras pruebas se mantuvo al frente de la clasificación y fue segundo en la general en las tres siguientes. Fue así hasta esa última prueba de los 1.000 metros en la que «corrí todo lo que pude», para intentar conseguir una medalla de oro que ya luce en su casa y en el palmarés del deporte soriano.

OBJETIVOS A CORTO Y LARGO PLAZO

Mario Arancón tiene 22 años y por tanto margen de mejora. Por eso se marca retos a corto y más largo plazo, retos complejos a los que intentará acercarse a base de entrenamientos. A corto plazo, el de Golmayo mira a su clasificación para la Copa de Europa de Pruebas Combinadas que se disputa en Monzón el primer fin de semana de julio y al que acuden cuatro decatletas por país.

Igualmente a corto plazo, está el Campeonato de España al Aire Libre, una cita donde quiere estar en la medallas. Al aire libre las combinadas pasa ser decatlón y ahí el de Golmayo es consciente de la dificultad de luchar por el título si bien tiene claro que quiere pelear por las «medallas» y más sabiendo como sabe que tiene margen de mejora. Por esta razón, al más largo plazo, Mario Arancón mira a los Juego de Tokio de 2020. «Tengo 22 años y sueño con ser olímpico y Tokio podría ser una buena opción dentro de tres años. Sé que la mínima va a ser dura pero también pensaba que iba a ser duro conseguir un título de campeón de España y lo soy. Poco a poco y con trabajo intentaré acercarme a ello», resalta el de Golmayo, quien en Salamanca estuvo acompañado por sus padres. «Mis padres estaban muy emocionados. Están muy orgullosos y nos han apoyado desde pequeños», relata el campeón de España absoluto de combinadas en pista cubierta.

Enlace Diario de Soria: http://www.diariodesoria.es/noticias/deportes/mario-arancon-aun-no-creo_82845.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies