Soria Intramuros arroja luz para el impulso urgente del Casco Viejo

Todos coinciden en la necesidad de actuar en la parte histórica más allá del plan europeo

Julio Matute 12/01/2016

Soria Intramuros camina ya.  Primero hacia Madrid y, acto seguido, hacia Bruselas. Lo hace desde ayer, tras su preceptiva aprobación por parte del Pleno del Ayuntamiento de Soria, con la posición favorable de todos los grupos, a excepción, como estaba presvisto, de Izquierda Unida. Ni el exhorto postrero de Jesús de Lózar, de Ciudadanos, para que la formación de Enrique García se uniera a la ola «porque solo se trata de apoyar para pedir una subvención» hizo posible un cambio de posición para alcanzar la unanimidad.
Con la luz verde recibida, el plan, que se entregará mañana al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, inicia un largo camino que tendrá su primer efecto cierto dentro de seis meses, cuando se sepa qué es lo que se aprecia del proyecto desde la Unión Europea. Por el momento se aspira a la máxima ayuda posible a la que, por censo y baremo, puede optar Soria, con la frontera en los  5 millones de euros como montante global.
Sin embargo, el horizonte próximo es otro muy diferente. Por eso el foco de la cuestión  de la agenda política local queda ahora fijado en la urgencia que precisa la intervención en el deteriorado Casco Histórico de la ciudad, donde la situación no admite ni más inacción ni más prórroga, aspecto en el que coincidieron todos los grupos municipales, aunque por diferentes caminos. De ser ciertas las declaraciones escuchadas ayer en el salón de Plenos, Soria Intramuros puede haber hecho ya su primer servicio, aunque solo sea por haber puesto de acuedo a todos los grupos políticos con representación municipal en la idea de que el Casco Viejo no puede esperar más y que las actuaciones se deben de asumir, independiemente de que puedan llegar los fondos solicitados a Bruselas.
Ahí, en el cómo y en el cuándo, es donde se dio el verdadero debate. En las distintas concepciones ‘terapéuticas’ y en la adiopción de soluciones efectivas para la parte vieja, sin que vuelvan a quedar desvirtuadas y estranguladas por otros desarrollos ‘estrella’ contemplados en el Soria Intramuros.
En este sentido, Marta Cáceres, por el PSOE, explicó que «queremos que él Casco Viejo deje de ser la hermana pobre del resto de barrios», alertando también de las «muchas dificultades» que ofrece para su intervención. «Consideramos que sus deficiencias puede ser transformada en oportunidades». Para ello citó apuestas concretas como son vivienda joven y oferta de local «para emprendedores». Como ejemplo citó el trabajo hecho con las partes viejas de «Bilbao, Pamplona o Madrid».
El PP, por su parte, remarcó que su posición favoble al plan responde «a la más pura coherencia», dada la participación activa de su grupo en todo el proceso. «No significa dar carta blanca y lo apoyamos porque beneficia a los ciudadanos. Esperemos que lleguemos al consenso cuando haya que hablar de proyectos concretos», se matizó.
Los populares exigieron para el Casco Viejo una actuación «con prontitud y celeridad» para atajar «los gravísimos problemas que hay y que se ven solo con caminar». Todo con la idea de «devolver la habitabilidad y la dignidad que le corresponde».
Ciudadanos por su parte proyectó un sí incondicional a Soria Intramuros, aunque reclamó más participación y que se cuelgue en la web municipal el proyecto al completo para que todos los agentes sociales puedan consultar, estudiar y valorar el documento. En relación a la parte vieja alertó de la  «tendencia al decrecimiento» y que  «nos va a costar y no sabemos si vamos a llegar a tiempo» para dar soluciones efectivas para que los vecinos tengan una mejor vida».Sorianos también dijo sí «porque es un proyecto global y necesario que se tenía que haber hecho antes. Recoge puntos de nuestro programa electoral y por eso lo podemos hacer propio».
Soria desde ayer mira hacia el Ebro. En concreto hacia Miranda, municipio burgalés que el pasado mes de octubre firmó un convenio para dotarse de un Área de Regeneración Urbana (ARU), trámite necesario para la puesta en marcha de una esperada actuación que quiere captar casi 12 millones y medio de euros, de los que 7,5 millones llegarán desde el Estado y la Junta, para realizar en dos bloques de actuación  -de 2015 a 2017 y de 2017 a 2021- la rehabilitación de centenares de  viviendas, así como actuaciones en el espacio público y diversas intervenciones para mejora de la accesibilidad entre otros trabajos proyectados.
De este modo, con aportación por parte del Ayuntamiento y una parte de la factura para los ‘particulares’, se salvaría un escollo insalvable a día de hoy en Soria.  El suelo del Casco Viejo tiene un  pie puesto en un eventual ARU, semejante al de Miranda,  y el otro en la consignación económica aprobada en los últimos presupuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies