Soria recupera el 60% del empleo destruido pero la calidad es la gran asignatura pendiente

La provincia perdió 4.400 puestos hasta 2013 y desde entonces ha generado 2.600.

El empleo crece con fuerza aunque la calidad y la estabilidad continúan siendo las grandes asignaturas pendientes del mercado laboral, como así reconocen empresarios y sindicatos, que coinciden en lo sustancial si bien con matices en lo concreto. Se contrata más, empujado por la mejora global de la economía (turismo y exportaciones a la cabeza) y también sostenido en los beneficios y exenciones fiscales, pero en general con elevadas tasas de temporalidad y en peores condiciones que antaño. Los propios datos de recaudación de la Agencia Tributaria indican un descenso del 5,3% entre enero y septiembre en Soria en el capítulo primero, que incorpora al IRPF y el Impuesto de Sociedades. Mientras, el capítulo dos, con el predominio del IVA que mide el consumo, aumenta cerca de un 20%.

Octubre ha supuesto un cambio diametral. Por primera vez, el empleo no retrocedió sobre los registros de septiembre. De hecho, subió en tres afiliados. El número medio de cotizantes durante este mes se situó en 37.910 después de haber ganado 2.368 trabajadores en los últimos tres ejercicios. Un balance que permite recuperar ya el 60% de los empleosperdidos durante los peores años de la crisis.

Para comprobar la incidencia de la recesión en el trabajo conviene remontarse inicialmente a los primeros años del siglo. La tendencia de creación fue imparable entre 2000 y 2008, al pasar de 34.236 a 39.661 (5.425 más), con datos medios de octubre. La dinámica se invirtió en ejercicios de caídas sucesivas para reducir la cifra en casi 4.400 trabajadores, con el suelo de 35.272 en 2013. Eso significó en términos prácticos, retroceder una década. Por el contrario, en tres años se han generado 2.638 nuevos puestos de trabajo, en los niveles previos al comienzo de la crisis.

Con todo, la aspiración común es la de mejorar ese empleo. Tanto en números totales como en la calidad del mismo, reconocen CC. OO., Cámara y FOES.

El sindicato critica que los grandes números están tapando la realidad social. La mayor parte del nuevo empleo «es muy precario», lamenta Ana Romero, que habla de la nueva figura «del trabajador pobre que no llega a fin de mes». Alguien contratado cuya jornada y sueldo no le permiten desarrollan una vida plenamente normalizada. En este sentido, la secretaria provincial de CC. OO. recuerda que se están haciendo contratos de dos horas diarias que se contabilizan como un afiliado. Evidentemente es un parado menos y un cotizante más pero no en las condiciones más adecuadas, remarca. «La mayor parte» de los nuevos contratos, lamenta, son a tiempo parcial y por un tiempo definido. Romero acusa al PP de practicar una política del empleo excesivamente «precarizada», de impulsar dos empleos en lugar de uno de calidad . «El trabajo aumenta, pero de malas condiciones». En este sentido, puntualiza que el hecho de que la recaudación por cotizaciones caiga pese al incremento del empleo es una señal clara de la tipología del contrato que domina el mercado.

El presidente de la Cámara, Alberto Santamaría, reconoce que la tendencia está siendo «ajustada en creación» aunque reconoce que «no en la calidad «. «Ya nos gustaría que fuera de otra manera, pero cuando no se puede, no se puede. Es el reflejo de cómo está la situación económica en las empresas, que no viene marcada por casos concretos o por sectores sino por el mercado global. Todavía no se ve la traducción en beneficios. De momento seguimos manteniendo las estructuras», indica. Santamaría agrega que el deseo de los empresarios pasa por «ampliar los beneficios y contratar más y subir los sueldos», si bien matiza que eso lo determinará el mercado y lo competitivas que puedan llegar a ser las mercantiles.

Santamaría celebra que se hayan generado 2.600 puestos en tres años, circunstancia de «gran importancia a nivel social» para una provincia con 90.000 habitantes y en la que todavía 4.355 figuran como desempleadas. El portavoz cameral espera que la tendencia se extienda en el tiempo y que progresivamente también repercuta «en la calidad «. El presidente de FOES, Santiago Aparicio, también pone por adelantado que «el empleo que se crea, es el que se necesita», destacando «el tremendo» esfuerzo de los empresarios, que «han avalado todo con su patrimonio».

El 60% de las empresas españolas están aún en pérdidas, subraya. Así, remarca que las incorporaciones serán «de mayor calidad y estabilidad» en el momento en que los empresarios se encuentren «aliviados económicamente», situación que en general, insiste, todavía no se da.

Aparicio sostiene que según las previsiones, España crecerá en torno al 2,5% en 2017, lo que generará 500.000 empleos cada año. Si esta tendencia se mantiene, tendrá su empuje en Soria, que continuaría con la «importante» creación de empleo registrada desde 2013 y sobre todo en este último año, que ha posibilitado «un gran salto». Si las condiciones globales se mantienen, cree, Soria podría crear otros 1.100 puestos a lo largo de 2017 para llegar a una situación «similar» a la de 2008.

Enlace Heraldo de Soria: http://www.heraldodesoria.es/noticias/soria/2016/11/10/soria-recupera-del-empleo-destruido-pero-calidad-gran-asignatura-pendiente-1141640-1521032.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies