Un herido al despeñarse desde una roca durante el festejo

Los servicios sanitarios no tuvieron que atender cogidas/ Los toros mantienen el tipo, «bravos y con fuelle»

Segunda cita de los sanjuaneros con los toros en Valonsadero que se saldó únicamente con una incidencia reseñable, la caída de un joven desde una roca, despeñándose desde una altura considerable, tal y como indicaron fuentes de Cruz Roja. Los efectivos sanitarios apreciaron sobre el terreno que el herido, consciente en todo momento, no aparentaba gravedad, si bien fue trasladado al Hospital Santa Bárbara por precaución, para descartar cualquier lesión interna.
Fue el único incidente de gravedad en una jornada ya calurosa y más concurrida que el Lavalenguas, donde la animación era evidente en los chiringuitos y en Cañada Honda. Cruz Roja prestó 60 atenciones, 40 menos que en La Compra del año pasado, y sólo una fue por contacto con un novillo, en concreto un pisotón.
«Se les ve más cansados que en el Lavalenguas pero si siguen así, estos llegarán a Soria seguro», auguró el portavoz de los jurados y futuro pregonero, Julio Santamaría. Y es que los novillos presentaban un aspecto estupendo, incluso recuperados de los calambres que les atacaron en el pasado festejo del Lavalenguas.
Según el delegado de la autoridad, el subcomisario de la Policía Local Jesús Delgado, «los veterinarios aseguran que se han acostumbrado bien al monte».
Han perdido peso en estos días en Valonsadero pero el buen pasto de este año, gracias a las lluvias constantes, les ha permitido no perder fuerzas. «Son bravos y dan juego», reconoció el jurado, disfrutando de una jornada «típicamente sanjuanera de monte, donde no falta ningún ingrediente, sol, vino y toros».
«Tienen bastante fuelle y no se les ve con la boca abierta. Es el quinto año que vienen de la ganadería de Laura Velasco y están dando resultado», aseguró un experto, José Luis Chaín, presidente de La Peña Taurina Soriana, quien aventura que si la jornada de La Saca es muy calurosa será más complicado repetir la hazaña del año pasado con pleno al 12.
En la tarde de ayer pudieron verse algunos capotazos con clase, aunque en el tentadero permanecieron los astados escasos minutos. Ya resabiados, los toros sabían donde estaba la puerta para su libertad en Cañada Honda y hacía allí acudían en cuanto podían. Una vez todos en el verde, los toros se agruparon, buscaron el frescor de la sobra y ofrecieron escasas carreras, en las que no faltó algún susto sin consecuencias.
También la Comprilla fue tranquila, aunque escalonada. Los seis primeros entraron a los pocos minutos de comenzar el encierro, uno más, a continuación otros tres y el undécimo llegó a los corrales en torno a las 9.30 horas. El último, el número 10, decidió que iría en camión o no iba. Ya lo hizo en el Lavalenguas y ayer repitió estrategia. «Ese, como no vaya muy arropado en La Saca dará problemas», advirtió Chaín.

Enlace: http://www.heraldodiariodesoria.es/noticias/soria/herido-despenarse-roca-festejo_111937.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies